Nutrición

“Muy pocos son conscientes de la conexión entre la nutrición y la depresión, mientras que entienden fácilmente la conexión entre las deficiencias nutricionales y las enfermedades físicas.”

Nutrición 

fitoterapiaLa nutrición es de lo más importante a tener en cuenta cuando queremos estar sanos, forma parte de nuestro protocolo, porque como bien dijo Hipócrates: “Que el alimento sea tu mejor medicina.” Para que fluya la energía se necesita un medio conductivo. Las sales y minerales de nuestro cuerpo son los responsables de la conductividad eléctrica y el flujo de los iones. Si incrementamos la conductividad en nuestro cuerpo, permitimos un mejor flujo energético. De manera simplificada se puede decir, que las sales y minerales son los cables invisibles de nuestro cuerpo eléctrico. Cuanto mayores sean los cables, mejor fluirá la energía.

Toda agua celular tiene una carga negativa (alcalina). El músculo está compuesto por proteínas y agua, de los cuales la proteína es el 1% y el agua el 99%. Sabemos que el agua salina es alcalina y tiene muchas propiedades electromagnéticas y puede actuar como un acumulador, una batería, capaz de almacenar energía e información. Es mucho más coherente pensar que la carga negativa acumulada en el agua estructurada 2 en forma de H³O² de los músculos (plasma, intersticial, etc.), sea la verdadera fuente de energía y no la hidrólisis del ATP. El agua de mar es uno de estos componentes capaz de incrementar la conductividad.

El terapeuta también informa y educa a la persona atendida, para que asuma parte de la responsabilidad en su salud y en el proceso de recuperación cuando la ha perdido. Podemos incrementar la energía del enfermo evitando todo tipo de toxinas, fumar, alcohol, drogas, comida industrial, y al mismo tiempo manifestando amor y cariño. El amor es la resonancia que produce armonía y bienestar interno y hacia el entorno que te rodea. Cuando hay resonancia entre las personas, los animales, las plantas, etc. se permite el incremento de energía creando un vórtice energético entre ambos, que produce armonía y bienestar, también llamada felicidad. Maravilloso ¿verdad?

Los traumas nos roban mucha energía debilitando los órganos afectados, desequilibrando la carga eléctrica del pH, lo que permite alojar los patógenos que causan acidez. Esta falta de oxígeno favorece la fermentación, lo que incrementa el crecimiento de patógenos que consumen energía del cuerpo toda vez que vuelcan toxinas metabólicas ácidas en el sistema, empeorando poco a poco la situación hasta que se desarrolla un cuadro de dolencia crónica o grave. Sin embargo, cuando experimentamos amor y bienestar, sentimos cómo fluye la energía entre ambas partes de manera infinita, lo que restaura el pH del sistema y con ello todo lo demás. 🙂

“La semilla pierde la timidez con Pulsatilla. Azufre dará más sabor a los frutos. Silicio erguirá sus tallos. Calcárea sus aromas. Nuestros hipersensibles hermanos verdes como seres vivos e inteligentes que son, también aman la naturopatía”. Santi Falces

Complementos saludables que podemos usar:

“Los remedios naturopáticos pueden ser muy beneficiosos para los trastornos leves, graves y de fase terminal.”

“El amor es la resonancia que produce armonía y bienestar interno y hacia el entorno que te rodea. Cuando hay resonancia entre las personas, los animales, las plantas se crea un vórtice energético, que produce armonía y bienestar.”

Que es la enfermedad

tecnicas-manualesToda dolencia tiene algo en común, la dolencia es falta de energía. La dolencia es el desequilibrio de la salud y representa cualquier estado donde haya un deterioro del organismo humano. En todas las enfermedades se produce un debilitamiento del sistema natural de defensa del organismo, que se considera como una ausencia de salud.

Cuando al cuerpo le falta energía para su perfecto funcionamiento entra en desequilibrio y se desarrolla el estado de enfermedad. Es por lo tanto la falta de energía lo que nos hace enfermar. De ahí surge la cuestión: ¿cómo creamos energía en nuestro cuerpo? Principalmente nuestro cuerpo obtiene su energía de la combustión.

Nosotros para obtener energía quemamos azúcares, grasas, y proteínas de nuestra comida. Conseguimos energía a través de la combustión de calorías, no sólo es importante el combustible, puesto que hay otro factor tanto o más importante… el oxígeno. Toda combustión necesita oxígeno, ya que sin oxígeno no se quema nada.

Este simple hecho no se tiene en cuenta suficientemente en la mayoría de las investigaciones bioquímicas. Es la combustión la que crea el calor y energía necesaria para que nuestro cuerpo funcione, y al mismo tiempo genera electricidad, que es la energía vital esencial. La única diferencia entre un cuerpo vivo o muerto, es la ausencia de electricidad.

Somos seres energéticos eléctricos con un cuerpo que obtiene su energía óptima a través de combustión bioquímica. El dióxido de cloro aporta oxígeno biodisponible y se puede apreciar perfectamente tras la infusión intravenosa en las gasometrías venosas. Son la evidencia científica de que el dióxido cloro se disocia en el suero sanguíneo liberando oxígeno biodisponible molecular.

La energía vital

En teoría es fácil obtener energía simplemente comiendo y haciendo deporte, claro está. El problema es que una persona enferma habitualmente no dispone de energía para correr una maratón, y tampoco del suficiente oxígeno para que se tengan lugar todos los procesos del sistema inmune en el cuerpo.

Por otro lado, los microbios o los virus son capaces de multiplicarse mucho más rápido de lo que nuestro sistema inmune puede eliminarlos a través de un proceso de oxidación con cloro llamado fagocitosis. En realidad existe una carrera contra reloj cuando tenemos una infección, ya sea vírica o microbiana.

Podemos observar en la llama del fuego que aunque utilicemos la misma cantidad de gas en ambos casos, sólo si hay suficiente oxígeno presente, la llama del quemador es azulada y mucho más caliente, que la llama amarilla sin oxígeno. Nuestro cuerpo con tal de generar energía utiliza la oxidación para tener una combustión óptima.

Al mismo tiempo, la oxigenación ayuda a mantener el equilibrio alcalino-ácido necesario para su buen funcionamiento. Los glóbulos rojos o hematíes de la sangre, transportan este oxígeno tan necesario. El dióxido de cloro es capaz de hacer lo mismo, no es otra cosa que sal iónica y oxígeno visto de manera simplificada.

Al igual que los glóbulos rojos, es capaz de almacenar el oxígeno y al igual que la sangre, lo libera en las zona más ácidas, disociándose, cuando se desintegra la molécula de dióxido de cloro -durante el proceso de oxidación- en sal por un lado, y en oxígeno por otro lado.

Esta desintegración, libera muchísima energía electroquímica, que a su vez elimina los patógenos ácidos de nuestro cuerpo, convirtiéndolos en “cenizas” alcalinas. Nuestra células no están afectadas, se defienden con glutation y son capaces de disipar cargas eléctricas.

Qué es la Biofísica 

Nuestro cuerpo y nuestras células obtienen la energía a través de un proceso de combustión. Esta combustión u oxidación nos proporciona energía. Quemamos grasas, hidratos de carbono, y proteínas, pero también somos capaces de quemar toxinas. Todos conocemos la frase de “voy a quemar toxinas” cuando alguien se va a hacer ejercicio. Este ejercicio proporciona más oxígeno y más oxígeno proporciona más “fuego”.

La evidencia es muy simple; podemos verla cuando estamos haciendo una barbacoa; al soplar el carbón se incrementa la temperatura y la combustión. También podemos verlo en los motores de combustión cuando queremos tener más eficacia consumiendo la misma cantidad de combustible obtenemos más potencia a través de un turbo compresor que no es otra cosa que un gran ventilador que sopla más oxígeno al motor de combustión obteniendo mucho más potencia con la misma cantidad de combustible.

Nosotros utilizamos el oxígeno de manera constante nada más nacer y por lo tanto puede ser mucho más importante de lo que se ha planteado hasta la fecha. La siguiente pregunta que surge es: ¿Qué es mi cuerpo? Sabemos que hay más de 50 billones de células en el cuerpo humano pero ¿también lo saben ellas? ¿y si lo saben cómo se comunican entre sí?.

Sin duda la bioquímica ha descubierto muchas formas de comunicación celular a través de sustancias químicas liberadas y sin embargo no explica la totalidad de estos procesos; obviamente hay algo más.

La Electrofisiología del cuerpo: nuestra mente constantemente emite señales eléctricas y estas señales eléctricas definitivamente son más rápidas y pueden desencadenar un sinfín de reacciones en nuestro cuerpo, pero para que esto ocurra necesitamos principalmente coherencia, no me refiero a coherencia mental… que tampoco hay mucha en el mundo, me refiero a coherencia celular.

“El denominador mínimo de toda dolencia es la falta de energía que crea desequilibrio en el cuerpo.” Andreas Kalcker