La Meditación

“La relación con uno mismo es la relación del espejo; si actúo automáticamente (Ego) no me veo a mi mismo, y sin tal atención, no hay libre albedrío ni amor verdadero. Pero, si percibo el movimiento automático de la psique, al tornarlo consciente, el subconsciente deja de guiar mi vida torpemente.” Rafael SG

El Amor absoluto

El propósito de todo ser inteligente es conocerse a sí mismo. De lo contrario, podrías conocer el universo entero y aún así seguir desconociendo lo que más te afecta, tu propia naturaleza. Para descubrirte a ti mismo, tienes que usar toda tu energía a través del proceso del “Yo soy eso”. Sin control, sin tiempo. Y descubrirás que justo detrás de esa puerta se haya el Amor absoluto sin opuestos, tú decides.

Florencia: He oído decir que una vez el Amor le pregunta a la amistad: “por qué existes tú si existo yo?”. La amistad le respondió: “porque yo llevo felicidad donde tú dejas tristeza.”

Rómulo: El verdadero Amor no deja tristeza, pues el Amor es de quien ama y no del amado por lo que nunca sufres escasez. Sin embargo la amistad sí deja tristeza porque es de doble sentido.

Florencia: Pienso que son dos cosas distintas pero que pueden ir juntas según a qué vayan dirigidas. Pienso que las dos cosas dejan tristeza, cuando no las tienes y se van dejan vacío.

Rómulo: Pero el amado y el que ama es la misma persona, es Amor por uno mismo el Amor verdadero, entonces la fuente, que es uno, se retro-alimenta a sí misma, es un bucle cerrado, entonces puedes amar todo y a todos. ¿Entiendes ahora?

Florencia: Sí salvaje! Pero puedo amar a una flor y cuando se marchita sentirme triste…! hay amor a los animales, a la natura, a las personas.

Rómulo: ¿Acaso cuando hay Amor o alegría puede haber ofuscación o lamento? En todo caso habría compasión.

Florencia: ¿Hay dolor?

Rómulo: Entonces ese amor ha nacido de su opuesto y duele porque no se retro-alimenta a sí mismo, por lo que no es Amor verdadero, Amor por uno mismo.

Florencia: Es Amor venga de donde venga… No te molesto más. Te amo.

Del libro “El Secreto del Tiempo” Florencia y Rómulo sobre el Amor pg.294.

“Es tiempo de amar! el Amor no es solo una experiencia, no es solo una emoción, sino la alegría del Amor por uno mismo, y la alegría, como toda vivencia verdadera, solo puede suceder en el momento presente, en este preciso instante, por ejemplo.” Rafael SG

La Meditación verdadera

Me pregunto si saben ustedes algo acerca de la Meditación No, ¡claro que no! Pero los maestros y los profesionales no saben tampoco. Se sientan en un rincón, cierran los ojos y se concentran, como los estudiantes de la escuela intentando concentrarse en un libro. Eso no es Meditación. La Meditación es algo extraordinario, si saben cómo hacerlo. Voy a hablar un poco acerca de ella. En primer lugar, siéntese muy silenciosamente; no se esfuerce en sentarse en silencio, pero siéntese o acuéstese tranquilamente sin ningún tipo de esfuerzo o resistencia. ¿Entiende? Luego mire a su pensamiento. Mire sobre lo que esta pensando. Y encuentre que está pensando en sus zapatos, en su vestido, en lo que va a decir, en el pájaro de afuera al cual oye; siga a tales pensamientos y averigüe por qué surge cada pensamiento. No trate de cambiar su pensamiento.

Mire por qué ciertos pensamientos surgen en su mente para empezar a entender el significado de cada pensamiento y de cada sentimiento sin ningún esfuerzo. Y cuando un pensamiento surja, no lo condene, no diga es correcto, está mal, es bueno, es malo. Solo mírelo, para que comience a tener una percepción, una consciencia que esté activa en ver todo tipo de pensamiento, cada tipo de sentimiento. Usted conocerá cada pensamiento secreto, cada motivo oculto, cada sentimiento sin distorsión, sin decir es correcto o incorrecto, bueno o malo. Cuando mire, cuando se adentre en el pensamiento muy muy profundamente, su mente se vuelve extraordinariamente sutil, viva. Ninguna parte de la mente está dormida. La mente está completamente despierta. Esto es meramente el cimiento.

Luego, su mente está muy tranquila. Su ser entero se vuelve muy quieto. Entonces vaya a través de esa quietud, más profundo, más lejos. Todo ese proceso es Meditación. La Meditación no es sentarse en una esquina repitiendo un montón de palabras; o pensar en una imagen y entrar en algún tipo de imaginación extática salvaje. Entender todo el proceso de su pensamiento y su sentimiento es estar libre de todo pensamiento, estar libre de todo sentimiento, para que su mente, todo su ser, se torne muy silencioso. Y eso también es parte de la vida y con esa tranquilidad puede mirar al árbol, puede mirar a la gente, puede mirar el cielo y las estrellas. Esa es la belleza de la vida. Pero para ello, para que todo esto ocurra, primero la mente debe saber escuchar atentamente. […] ¡Escuchate atentamente!

jiddu-krishnamurti.net/en/krishnamurti-on-education/1974-00-00-jiddu-krishnamurti-krishnamurti-on-education-talks-to-students-chapter-6

“Quieres Despertar y sentirte eterno o prefieres permanecer dormido, fragmentado, usando las mismas viejas armas de siempre y siempre perdiendo ante el Ego.” Rafael SG

La Meditación sin tiempo. ¿Qué significa asignar una cantidad de tiempo específica, digamos dos horas al día, para sentarse tranquilamente cuando se dice que la meditación es explícitamente sin tiempo? Aquí debemos distinguir entre el tiempo cronológico y el psicológico. La meditación no es sin tiempo según el reloj, sino que es sin tiempo según la percepción directa de lo que es, la percepción no mediatizada por el pasado, por el tiempo de reconocimiento, por el observador. El vaciamiento de la conciencia de su contenido egocéntrico es el final del tiempo. El tiempo de sentarse tranquilamente es un espacio en el que la meditación sin tiempo puede, o no puede, tener lugar. Lo que se propone aquí como una exploración activa de la meditación, ¿no podría constituir una “práctica” y convertirse en un sistema? Podría, pero entonces quedaría atrapada en la descripción, y la descripción no es lo descrito.

El proceso de purificación

Cada vez que llevamos la Atención, la cual implica la ecuanimidad, a la experiencia ordinaria se pone en marcha un proceso evolutivo que consiste en dos aspectos: uno es el insight (revelación), un discernimiento profundo que libera, y el otro es la purificación que sana. El proceso de purificación es bien simple de entender y no tan fácil de llevar a cabo. Cuando observamos sin-elección una sensación negativa, tal y como un espejo lo hace con lo reflejado, estamos permitiéndole a esa sensación negativa moverse libremente a través de nosotros como un todo. Así, dicha sensación es capaz de atravesar todas las capas del cerebro hasta llegar a la ultima capa para luego desaparecer del todo.

Este proceso de observar la negatividad hasta su muerte se llama purificación. Por ejemplo, todos llevamos dentro la fuente de la infelicidad, que es el “mí” o el “yo soy eso”, y cuando nos ponemos a meditar nos damos cuenta rápidamente de esa fuente negativa. Pero es cuando nos damos cuenta que estamos llenos de infelicidad que empezamos a tomar consciencia de nuestros conflictos internos que nos limitan: los anhelos, las aversiones, los recuerdos, el rechazo, etc., en nuestro trato con los demás a lo largo de nuestra vida. Tenemos que empezar a ver a través de cuales sean esos brotes negativos que hacen que no nos sintamos bien. Tenemos que abrirnos camino a través de ellos uno tras otro.

“Mientras estoy escuchando, debo también de escucharme a mí mismo, mis procesos inconscientes! Si no, no estoy totalmente escuchando (presente); no me estoy viendo y por tanto me perderé en los pensamientos sin darme cuenta de lo que está sucediendo realmente.” Rafael SG

¿Pero cómo hacemos esto?

Prestando Atención al movimiento psicológico inconsciente (pensamiento, emoción) con ecuanimidad, sin reaccionar ante ella y nada más. Por ejemplo: Si fijas los ojos bien abiertos en algún lugar sin mover los globos oculares, toda vez que escuchas todo lo que oyes afuera de ti y dentro de ti -tus pensamientos- podrás escucharte a ti mismo, ver lo que estás opinando sobre lo que oyes, sientes, etc, sin por ello estar implicado en el cortometraje psicológico, sino libre de ello. Estarás des-focalizado como una bombilla que ilumina toda la habitación, no concentrado como un láser perdiendo toda perspectiva de lo que pasa alrededor y en tu subconsciente. Es verte desde el sentimiento de tu propia presencia. Esto puede parecer insignificante o incluso estúpido a primera vista, pero después de comprobarlo nos damos cuenta que esto es muy poderoso porque funciona.

Por ejemplo, si un brote negativo limitador bloquea la alegría cuando estamos meditando: una aversión, un disgusto, un conflicto interno, y no nos identificamos con ella y la rechazamos estamos diciendo “yo no te quiero”, en este caso la estamos empujando para alejarla de nosotros, lo que implica tocarla. Por otro lado si nos identificamos con ella y la deseamos estamos diciendo “yo te quiero”, en este caso estamos tirando de ella para traerla a nosotros, por lo que otra vez la estamos tocando. Cualquier contacto con una sensación negativa significa que esa negatividad es capaz de recargar su fuente energética con nuestra energía. En otras palabras, la estamos alimentando por lo que siempre vendrá a por más comida. Así es como se perpetúa la neurosis. Si por el contrario la observamos con Atención sin-elección estamos creamos una distancia que nos separa y no la estamos tocando, entonces ella no puede recargarse de nuestra energía y alimentarse.

Por lo que esa sensación en cuestión tiene que funcionar y mostrar sus efectos con la energía de su propia fuente la cual siempre es muy limitada. Como no tiene manera de retroalimentarse y su energía es tan limitada al poco tiempo de no tocarla, recargarla, su energía se agota y la sensación se extingue. Entonces, tal y como vino esta sensación negativa se va para no volver jamas. Así es como las sensaciones de experiencias negativas pasan de largo a través de de nosotros y no nos afectan. Nosotros somos el campo en el cual las sensaciones nacen y se desarrollan, pero si no las tocamos y reaccionamos ante ellas, si las prestamos Atención plena no las estamos recargando y se van para siempre. Atención plena es estar contigo, es reencontrarte a ti y estar contigo en este momento.

“La conciencia eterna; no subjetiva a la forma, es cuando me extraigo del reino de lo separado, alineando mente y corazón, mediante el sentido de mi propia presencia. Entonces, eso en mí que se da cuenta de todo, ahora puede ver ese centro “Yo Soy Eso”. Es este espacio sin centro que solo puede ser conciencia eterna.” Rafael SG

¿Pero cómo hacemos esto?

Muy sencillo mira no es un haciendo sino un siendo, de niños eramos muy buenos en ello. Cuando estoy sintiendo lo que el otro cerebro (reptiliano) siente, sin incoherencias  sino abierto a ver y sentir lo que llevo dentro, entonces estoy siendo “esa emoción”. Pero solo por unos momentos porque ante mi presencia lo falso se cae (la única destrucción que construye) y me purifico y me transformo en lo que realmente soy; presencia. Estoy en el momento presente; puedo ver lo mas inconsciente y darme cuenta de su origen y de sus motivos ocultos (si soy franco conmigo mismo claro). Se llama alinear cuerpo-mente el reencontrarse uno mismo y experimentar este mundo desde esta dimensión holística, unificada; amorosa.

Un Amor sin opuestos y por tanto absoluto que no pertenece a este mundo. En verdad, como nada hay mas importante en el universo que yo (ya que estoy vivo) y el estar conmigo mismo en este instante, yo soy lo que debe ser estudiado y comprendido y amado, no el aire, los átomos o las estrellas, ni tampoco el dinero y el confort solamente. Así que debo estar presente conmigo mismo para conocerme íntimamente y terminar con la fragmentación interior y purificarme, aun no haciendo nada. Como dice una amiga, al observar holísticamente, con Atención total, cualquier sensación corporal, mientras no haya ninguna reacción no se crea ningún sankhara nuevo (reacción) y cualquier sankhara viejo que se experimente en forma de sensación desaparece.

Al momento siguiente otro sankhara del pasado surge en forma de sensación y si no hay reacción, este también desaparece. De esta forma, mientras se observa con Atención plena todo lo que ocurre se permite que los sankharas acumulados alcancen una tras otra la superficie del cerebro manifestándose como sensaciones que van siendo gradualmente erradicadas. Este proceso se llama purificar el cerebro. Pero para la mayoría de las personas los sentidos están “opacos”. Si una ventana está opaca, si está cubierta por el oxido, la luz no puede pasar a través de ella. El oxido es la avidez y la aversión (el deseo-bipolar) y la ofuscación o la ignorancia (Moha). Pero cuando el oxido es eliminado, los sentidos ordinarios se vuelven literalmente transparentes.

“Pienso que hay una manera de entender todo el proceso del nacimiento y la muerte, del sufrimiento y la felicidad, del devenir. […] Vemos a nuestro alrededor este continuo devenir, esta agonía y placer transiente, pero no tenemos posibilidad de entender este proceso afuera de nosotros mismos. Solo podemos comprender esto en nuestra propia consciencia, a través de nuestro propio proceso del “yo soy” y si hacemos esto, entonces hay una posibilidad de percibir el significado de toda existencia.” Krishnamurti, Ojai, California 1936.

El oído, el olfato, el gusto, la vista y las sensaciones corporales, vuelve a ser parte del flujo sin esfuerzo de la naturaleza y ya sean agradables o desagradables vuelven a ser parte del “Amor absoluto”. Incluso el pensamiento vuelve a ser parte de este flujo sin esfuerzo. En las etapas iniciales de la Meditación nos preocupamos mucho por superar los pensamientos errantes con el fin de desarrollar la calma suficiente para adquirir la Atención. Pero cuando llegamos más lejos en la Meditación (2)no hay necesidad de tener una mente quieta porque el flujo del pensamiento se experimenta como parte de la actividad de la fuente del Amor. A medida que vamos viendo el yo soy eso que todos llevamos dentro, la alegría sin esfuerzo que es el Amor Verdadero (1) aparece. Entonces la suciedad de la ventana se limpia y el Sol, que siempre estuvo ahí, es capaz de brillar a través de ella y llegar hasta nosotros.

Como resultado de la purificación la naturaleza de la experiencia ordinaria es capaz de brillar y convertirse en extraordinaria, en este momento nuestra realidad primogénita se descubre. Y lo que pensábamos que era el mundo de los fenómenos: el mundo del tiempo y del espacio y la energía, resulta ser en realidad un mundo de vibración con el que estamos en contacto directo a cada momento. Cuando los conflictos internos se han roto, el flujo de estos sentidos ordinarios se convierte en una canción sagrada y nos encontramos con que, por el sólo hecho de vivir la vida, estamos momento a momento en contacto con la fuente del Amor absoluto. En la tradición contemplativa cristiana esto se llama la “práctica de la presencia de Dios.” En la tradición mística judía se llama “Yesh Briah me ayn” la experiencia de las cosas siendo continuamente creados de ninguna cosa, es decir, de Dios.

La mayoría de la gente podría afirmar tales hechos, pero en realidad ellos no lo han experimentado directamente, sólo experimentan sus propias proyecciones, creencias que surgen de su trasfondo y la memoria, del “yo soy eso” sin haber sido nunca capaces de verlo directamente. Ahora bien, todo el mundo tiene la capacidad de entrar en contacto directo con la fuente de la Amor absoluto a través de la Atención. Esta cualidad de la mente, cuando se emplea adecuadamente, nos permite ver a través de cualquier cosa que se presente y alcanzar su naturaleza real, la insustancialidad que llamamos Anicha. Entonces nos liberamos, tal y como descubrió el Budha para sí mismo.

A través de la psicoterapia obtenemos revelaciones (insights) y por su puesto que dichas revelaciones son muy importantes, pero por lo general son revelaciones acerca de tu propia personalidad y de los asuntos específicos de tu vida. Las revelaciones que se obtienen como resultado de la Meditación son más profundas y generales que las que se encuentran en la psicoterapia. Las revelaciones que se obtienen de la Meditación nos permiten entender la naturaleza misma de la personalidad y no solo cosas acerca de nuestra personalidad individual. Por lo tanto la Meditación es “revelación” en el sentido de revelación profunda y es “Atención plena” en el sentido de Atención extraordinaria. […] ¡Escúchate atentamente!

“La Meditación y el proceso de Purificación” edición Rafael SG, Valencia 2013. Vipássana, Shinzen Youg.

J. Krishnamurti. La Verdadera Revolución 1966. La Meditación 4-8

“La mente, es una muy veloz generadora de engaños, auto-engaños e ilusiones continuas: Pero el mayor de todos sus grandes “éxitos” consiste en “convencernos” de que cada uno de nosotros somos ella misma. […] ¿Qué es encontrarse a sí mismo? ¿No es acaso contemplarse frente al propio espejo interior? ¿No nos muestra dicho espejo lo que somos? ¿Podemos mantener sólo observación ante dicho espejo? ¿Podemos ver y descubrir en él cómo es la naturaleza esencial de la propia mente? ¿Podemos sin juzgar ni condenar nada observar atentamente cómo son sus mecanismos? ¿No es extremadamente bella y maravillosamente instructiva tal íntima visión? ¿Florece comprensión en ese instante?” Jiddu Krishnamurti. Traducción libre de Rafael SG

En suma

La Meditación (3), entre otras cosas, nos permite comprender la consciencia interior y contrastarla con la consciencia exterior, cerrando así el circulo de entendimiento sobre la verdadera naturaleza de la mente humana. Para ello debemos llegar a la comprensión de que es y que significa el Amor, el placer, el deseo, como surge el apego, el miedo, el conflicto, y que es la fragmentación y el tiempo. Debemos ser un espejo para con nosotros mismos; debemos vernos y observarnos ecuánimemente para descubrir conscientemente esta naturaleza ciega y tirana; para crecer en consciencia a otra dimensión que está más allá del pensamiento; para sentir lo eterno que reside en nuestro interior; para liberar al cerebro de sus impresiones emocionales (neuróticas y perturbadoras) por sus propias experiencias, hasta dar con el Amor absoluto.

La meditación vipássana (excepto del Sr. Goenka), la meditación mindfulness y la meditación insight (en psicología), son todas la misma meditación y provienen del budismo Theravada (sur de Asia). Es la meditación que usamos en la psicología Transpersonal (terapia de tercera generación) eficaz para el estrés, la ansiedad, el apego, la coodependencia y demás trastornos de Occidente. Pero también para desarrollar la forma más alta de inteligencia: la percepción, la creatividad, la perspectiva holística, todo lo cual trae un orden cósmico (que no cultural) a nuestra mente que nos armoniza por dentro y se refleja afuera. La perspectiva total brinda un conocimiento no dual que nos permite liberarnos en verdad del animal humano que somos, de reaccionar ante los procesos inconscientes colectivos o personales que cargamos.

En India, esta tradición milenaria, lo usan en las cárceles para reinsertar a los presos en la sociedad. Asombra ver a hombres salir como niños emocionados con lagrimas en los ojos. Esta meditación del Budha, se enseña en hospitales no tanto para los enfermos pero para los familiares, en colegios y consultas médicas. El Instituto de Cheste (Valencia) ofrece mindfulness práctico a los chicos promovido mediante una profesora conocida. Reportes: 1, 2, 3, 4. Sin embargo, a pesar de todo esto, hoy se nos sigue escapando el verdadero significado de la Meditación, pues es mucho más profundo, se trata de un proceso inconsciente, y por tanto, es por completo diferente a la meditación-concentración (respiración) que encuentras por todas partes. Por inconsciente, me refiero a que no es el Ego haciéndolo de manera consciente (no es un haciendo).

Como dice Nisargadatta, una duda ha surgido y usted está tratando de encontrar la solución, pero ¿quién es el que tiene esta duda? Encuéntrese a usted. En el momento en que se comprueba que el «Yo Soy eso» es irreal, ¿quién es el que sabe que el «Yo Soy eso» es irreal? Este conocimiento dentro de usted que sabe que el «Yo Soy eso» es irreal, ese conocimiento que sabe que hay cambio, debe ser, él mismo, sin cambio, permanente. Usted es una ilusión, “Maya”, una imaginación. De la misma manera que ha venido espontáneamente, así se irá. Esta sensación de «yo soy eso» no le prevendrá a usted anunciándole «yo voy a irme mañana».

Pienso que Jiddu Krishnamurti no necesita introducción, pero por si acaso. Él fue el Despierto occidental, aunque nació en India, del siglo 20. Un siglo de sufrimiento terrible para la humanidad, donde él fue la luz de la consciencia pura del Ser no manifestado, del Amor y de la cordura, en una Tierra esta de locos. Si el Oráculo de Delfos pudiera hablar este diría: “El hombre más inteligente de nuestro tiempo se llama, Jiddu Krishnamurti”.

Algunos Despiertos o Iluminados contemporáneos

Jiddu Krishnamurti.

La esencia de las enseñanzas de J.K está contenida en la declaración que hizo en 1929, cuando dijo:

“La verdad es una tierra sin caminos. El hombre no puede llegar a ella por medio de ninguna organización, a través de credos, dogmas, sacerdotes ni rituales, ni tampoco por medio de conocimientos filosóficos ni técnicas psicológicas. Debe hallarla mediante el espejo de la relación, mediante la comprensión de los contenidos de su propia mente; por la observación y no por el análisis intelectual ni la disección introspectiva.

El hombre ha construido en sí mismo imágenes – religiosas, políticas y personales – como valla de seguridad. Estas se manifiestan en forma de símbolos, ideas y creencias. La carga de dichas imágenes domina el modo de pensar del hombre, su relación y su vida cotidiana. Estas imágenes son la causa de nuestros problemas, porque separan a un hombre de otro. Su percepción de la vida está formada por los conceptos previamente establecidos en su mente.”

El contenido de su consciencia es toda su existencia. Dicho contenido es común a toda la humanidad. La individualidad es el nombre, la forma y la cultura superficial que ha adquirido de la tradición y del entorno. La unicidad del ser humano no estriba en la libertad superficial, sino en la completa liberación del contenido de su consciencia, la cual es común a toda la humanidad. Así pues, él no es ningún individuo.”

Charlas de J.K

¿Qué puedo hacer? Nosotros somos los responsables. No se engañen y digan: “¿Qué puedo hacer? ¿Qué puedo hacer como individuo que vive una pequeña vida insignificante, con toda su confusión e ignorancia, qué puedo hacer?”. La ignorancia sólo existe cuando no se conoce a sí mismo; el conocimiento propio es sabiduría.

Puede que sea ignorante de todos los libros del mundo, espero que lo sea, de todas las últimas teorías, pero eso no es ignorancia. El no conocerse a sí mismo profundamente, hondamente, eso es ignorancia; y no es posible conocerse si no puede mirarse a sí mismo, verse a sí mismo tal como realmente es, sin ninguna distorsión, sin ningún deseo de cambiarlo.
Charlas en Europa 1968.

Krishnamurti: «¿Por qué queremos ser estudiantes de libros, en lugar de ser estudiantes de la vida? Averigüen qué es falso en el medio que los rodea, con todas sus opresiones y crueldades, y entonces descubrirán qué es lo verdadero». «El libro de la vida», siempre cambiante, con una vitalidad que no puede ser contenida por el pensamiento, es el único digno de «leerse», ya que todos los demás están llenos de información falsa.

«La historia de la humanidad se halla en ustedes; allí están la vasta experiencia, los miedos profundamente arraigados, las ansiedades, el dolor, el placer y todas las creencias que el hombre ha acumulado a lo largo de milenios. Ustedes son el libro». Cuando la vida está en orden, una profundidad mayor empieza a aflorar a la superficie de la conciencia. La visión consiste en la total y comprensiva observación de la condición humana, en la que cada aspecto de la vida se halla interconectado.

La libertad no es una reacción; en la libertad no hay elección. Es pura ficción pensar que porque uno puede elegir es libre. La libertad es observación pura sin dirección, sin miedo al premio o castigo. La libertad no tiene motivo; la libertad no está al final de la evolución del hombre sino que yace en el primer paso de su existencia. Con la observación, uno empieza a tomar consciencia de su falta de libertad.

La libertad está en el darse cuenta sin elección en nuestra vida cotidiana y en nuestras actividades. El pensamiento es tiempo. El pensamiento nace de la experiencia y el conocimiento, los cuales son partes inseparables del tiempo y del pasado. El tiempo es el enemigo psicológico del hombre. Nuestras acciones se basan en el conocimiento y, por tanto, en el tiempo, de manera que el hombre es siempre un esclavo del pasado.

El pensamiento es muy limitado y, por consiguiente, vivimos en conflicto y lucha constantes. No existe tal cosa como la evolución psicológica. Cuando el hombre se da cuenta del movimiento de sus propios pensamientos, ve la división entre el pensador y el pensamiento, entre el experimentador y la experiencia, descubre que toda esta división es una ilusión.

Tan sólo entonces puede darse una observación pura, la cual consiste en percibir sin la sombra del pasado o del tiempo. Esa percepción sin tiempo produce una mutación profunda y radical en la mente. La negación total es la esencia de lo positivo. Cuando se niegan todas estas cosas que el pensamiento ha creado psicológicamente, únicamente entonces hay amor, que es compasión e inteligencia.

Saben, realmente no tenemos amor, darse cuenta de ello es terrible. Realmente, no tenemos amor; tenemos sentimientos, tenemos emociones, sensualidad, sexualidad; tenemos recuerdos de eso que pensamos es amor. Pero la cruda realidad es que no tenemos amor. Porque el amor significa ausencia de violencia, miedo, competición, ambición. Si tuvieran amor, nunca dirían: “Esta es mi familia.” Puede que tengan una familia y que le den lo mejor que tengan pero no es “su familia”, lo cual se opone al mundo. Si uno ama, si hay amor, hay paz.

S. Nisargadatta.

Ha sido un gran maestro espiritual de la corriente Advaita y su enseñanza es admirada por ser directa e informal. Es conocido por su sublime obra “I am that” ¿Yo Soy Eso?

Sri Nisargadatta Maharaj. Era un brillante ejemplo de quien está en el estado consumado de la Presenciación Eterna. Exteriormente el Sabio Nisargadatta parecía un hombre común, hablaba solamente su lengua nativa, el marathi, pero la sabiduría de sus espontáneas palabras era la misma que se encuentra en los Suttas. Para el buscador que quiere encontrar un sabio vivo que iguale en sabiduría a los de las escrituras, Sri Nisargadatta Maharaj representaba el cumplimiento de sus anhelos más íntimos.

Él recomienda la práctica de mirar hacia adentro, y enfocarse en la sensación de “yo soy”, que le había llevado a su propia realización en menos de tres años. En su célebre charla “Yo soy Eso” Nisargadatta dice: “El buscador es el que está en busca de sí mismo. Deja todas las preguntas excepto una: “Quién soy yo?” Después de todo, el único hecho del que estamos seguros es de que tú eres. El “yo soy” es cierto. El “yo soy esto” no lo es. Esfuérzate por descubrir lo que eres en realidad.

Para saber lo que eres, primero debes investigar y conocer lo que no eres. Descubre todo lo que tú no eres – cuerpo, pensamientos, sentimientos, tiempo, espacio, esto o aquello – nada, concreto o abstracto, que tu percibes puedes ser tú. El acto mismo de percibir muestra que tú no eres lo que tu percibes. Cuanto antes entiendas al nivel de la mente que solo puedes describirte en términos negativos (vía negativa), antes llegaras al final de tu búsqueda y te darás cuenta de que tú eres el ser ilimitado.”

Charlas de S.N

Nisargadatta también predica la idea radical de que no hay tal cosa como un “hacedor”. Según él y otros maestros, ya que nuestra verdadera naturaleza o identidad no es la mente, no es el cuerpo, sino el testigo de la mente y el cuerpo, nosotros, como consciencia pura, no hacemos nada. La mente y el cuerpo actúan por su propia voluntad, y nosotros somos el testigo de ellos, aunque la mente a menudo piensa que actúa.

Si amaran, no solo educarían a sus hijos a que tuvieran una formación para un trabajo o se ocuparan de sus pequeños asuntos, educarían a sus hijos a no ser nacionalistas. No habría divisiones religiosas si amaran. Pero estas cosas existen, no como teoría sino como una cruda realidad, en este mundo tan feo, y eso nos muestra que no tienen amor. Incluso el amor de una madre por su hijo no es amor.

Esta idea falsa (de que la mente es el yo) es lo que nos impide reconocer nuestro Ser. Sri Ramana Maharshi, un sabio iluminado, usaba el “Quien Soy Yo” para indagar en el Ser, que no el ser de la mente. Nisargadatta precauciones: “La fuerza de la vida [el prana] y la mente están operando [por su propia voluntad], pero la mente te tentara a creer que eres “tú”. Por lo tanto, entiende siempre que tú eres el testigo sin espacio sin tiempo.

E incluso si la mente te dice que eres tú es el que está actuando, no creas a la mente. El aparatus [mente, cuerpo], que esta en funcionamiento ha llegado a tu esencia original, pero tú no eres ese aparatus”. Cuando se le preguntaba acerca de sus datos biográficos, Maharaj solía decir “yo nunca nací”. Para él, la esencia de su ser es eterno, puro y siempre consciencia libre el cual no esta confinado en un cuerpo-mente especifico. Traducción libre de Rafael SG.

Extracto del libro “¿Yo Soy Eso?”

Todo lo que tu puedes enseñar es entendimiento. El resto viene por sí solo. Para saber “lo que tu eres”, primero debes investigar y conocer lo que no eres. Cuando veo que yo soy nada, eso es sabiduría. Cuando veo que soy todo, eso es amor. Mi vida es un movimiento entre estos dos. Tu no estás en el cuerpo, el cuerpo está en ti! La mente está en ti. Ellos te suceden a ti. Ellos están allí porque tu los encuentras interesantes. Pon tu Atención a trabajar, no tu mente.

La mente no es el instrumento adecuado para esta tarea. Lo eterno sólo puede ser alcanzado por lo eterno (ausencia de tiempo). Tu cuerpo y tu mente han nacido sujeto al tiempo; solo la Atención (darte cuenta) es atemporal, incluso en el ahora. No hay nada que practicar. Para conocerte a ti mismo, se tu mismo. Para ser tu mismo, dejar de imaginarte a ti mismo siendo esto o aquello. Solo se. Deja emerger tu verdadera naturaleza. no perturbes tu mente con la búsqueda.

Nisargadatta: Cuando usted desea el bien común, el mundo entero quiere con usted. Haga suyo propio el deseo de la humanidad y trabaje usted por él. Ahí usted no puede fracasar. En su caso los deseos que llevan al sufrimiento son injustos y los que llevan a la felicidad son justos. Pero usted no debe olvidar a los demás. Su sufrimiento y su felicidad también cuentan. Use su mente. Recuerde, observe. Usted no es diferente de los demás.

La mayoría de sus experiencias son válidas para ti también. Piensa clara y profundamente, penetra la estructura entera de sus deseos y sus ramificaciones. Ellos son una parte importantísima de su entramado mental y emocional y afectan poderosamente a sus acciones. Recuerde, usted no puede abandonar lo que no conoce. Para ir más allá de usted mismo, usted debe conocerse. Traducción libre de Rafael SG.

  • Interlocutor: ¿Qué quiere decir conocerme a mí mismo? Al conocerme a mí mismo, ¿qué es exactamente lo que llego a conocer?
  • Nisargadatta: Todo lo que usted no es.
  • Interlocutor: ¿Y no lo que yo soy?

Si las madres de verdad amaran a sus hijos, piensan que el mundo sería como es? Se asegurarían de que tuvieran la comida adecuada, la educación correcta, que fueran sensibles, de que apreciaran la belleza, de que no fueran ambiciosos, envidiosos o codiciosos. Así pues, la madre, por mucho que piense que ama a su hijo, no ama a su hijo. De modo que no tenemos ese amor. J.K Charla Pública, 28 de noviembre 1964. Traducción libre de Rafael SG

Mundos Internos, Mundos Externos : Cuarta parte: Más allá del pensamiento

Nota. La meditación vipássana, la meditación mindfulness y la meditación insight (en psicología), son todas la misma meditación y provienen del budismo Theravada (sur de Asia). Es la meditación que usamos en la psicología Transpersonal (terapia de tercera generación).

“Si la aparente realidad que ves ahí afuera te niega ver la verdad misma, entonces es una ilusión [maya]”. “La realidad de este mundo comparado con la verdad absoluta que subyace detrás, se asemeja a la realidad virtual de un vídeo-game, donde los sonidos y los colores y los flashes y las emociones no son más que agujeros y puntos troquelados preprogramados de antemano.” Rafael SG