Ejército estadounidense teme que los EMF causen que los pilotos se estrellen

No es ninguna novedad que los campos electromagnéticos (EMF, por sus siglas en inglés) pueden afectar la función cerebral, pero una investigación reciente…

pero una investigación reciente de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de los Estados Unidos (DARPA, por sus siglas en inglés) destaca la realidad de dichas preocupaciones.

El programa, “Impact of Electro-Magnetics on Aircrew Neurology” o ICEMAN, busca determinar si los campos electromagnéticos dentro del avión podrían estar causando que los pilotos se estrellen. Actualmente, la DARPA está aceptando propuestas y ha asignado un presupuesto de hasta 225 000 dólares para la investigación.

De acuerdo con la DARPA, el objetivo del programa ICEMAN es “Determinar si el entorno actual de la cabina afecta el rendimiento cognitivo o el rendimiento del sensor fisiológico, así como cuantificar los efectos y demostrar posibles estrategias para detener los efectos”.

¿La exposición de los pilotos a los EMF está causando los accidentes de aviación?

Como señaló la DARPA, los pilotos de combate operan en un entorno repleto de campos electromagnéticos en estos días, y es posible que dichos campos electromagnéticos puedan causar desorientación en los pilotos, lo que genera accidentes aéreos. En los últimos años, ha habido una serie extraordinaria de accidentes de aviones y helicópteros militares.

En 2018, luego de una serie de tres accidentes que mataron a cinco miembros del servicio en dos días, el director del personal conjunto del Pentágono trató de restar importancia a esto, al rechazar las preguntas que sugerían que la aviación estaba en crisis, declarando lo siguiente:

“Vamos a observar cada accidente por separado. Cada uno es trágico. Lamentamos cada uno. Los examinaremos detenidamente. No estoy preparado para decir que se trata de una serie de contratiempos o alguna forma de ‘crisis’”.

En 2017, 37 miembros del servicio murieron en accidentes que no eran de combate. Para abril de 2018, ya se habían producido cinco accidentes de aviación ese año, en los cuales fallecieron nueve miembros del servicio. En diciembre de 2018, seis infantes de la marina murieron durante un accidente de reabastecimiento de combustible frente a la costa de Japón. El piloto fallecido, fue acusado de perder el conocimiento y provocar el accidente por maniobras anormales.

Como informó la cadena Fox News en abril de 2018, también se registraron varios accidentes y aterrizajes de emergencia ese año que no resultaron en muertes. También se produjeron varios accidentes aéreos entre el 2019 y el 2020. Canadá también ha informado accidentes inusuales de aviación militar.

El programa ICEMAN

De acuerdo con la DARPA:

“Las cabinas actuales están repletas de radiofrecuencia (RF) de las emisiones a bordo, enlaces de comunicación y electrónica de navegación, incluyendo los campos electromagnéticos (EM) de los auriculares de audio y las tecnologías de seguimiento.

Los pilotos a menudo informan menores problemas de rendimiento cognitivo durante el vuelo, y de 1993 a 2013, la desorientación espacial en los pilotos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos representó 72 accidentes de Clase A, 101 muertes y 65 aviones perdidos.

Se ha planteado la hipótesis de que los campos de RF y EM de la cabina pueden influir en el rendimiento cognitivo, incluyendo la cantidad de tareas, la mala priorización, la complacencia y la desorientación espacial.

Sin embargo, los campos electromagnéticos y las ondas de radio en las cabinas no se monitorean ahora, se ha hecho poco esfuerzo para proteger a los pilotos de estos campos y no se han evaluado los impactos potenciales de estos campos en la cognición.

Una investigación reciente financiada por DARPA ha demostrado que los cerebros detectan los campos magnéticos, como los que utilizan los animales para moverse, y que este proceso se ‘bloquea’ por las ondas de radio frecuencia (RF), lo que afecta las ondas cerebrales y el comportamiento.

Además, descubrimientos recientes fueron los primeros en demostrar que incluso pocos campos de RF y campos magnéticos de “fuerza terrestre” tienen efectos mensurables y reproducibles en las ondas cerebrales y el comportamiento inconsciente en un entorno controlado. Los auriculares tácticos actuales proyectan campos magnéticos de hasta 10 veces la fuerza de la tierra, cuyos efectos ahora se pueden medir en un entorno controlado similar”.

El proyecto ICEMAN tiene como objetivo determinar “qué efecto podría tener el entorno de RF/EM de la cabina sobre la función y la eficacia del sensor fisiológico” al medir y manipular los campos de EM y RF ambientales dentro de la cabina para determinar los efectos sobre la “actividad cerebral y fisiológica, respuestas conductuales y sistemas de detección fisiológica “. Por último, el programa busca determinar cómo podrían detener los efectos negativos sobre la neurología y la función de los sentidos.

Todo esto es una suposición bastante extraordinaria de que los campos electromagnéticos tienen efectos neurológicos y fisiológicos, una afirmación hecha por muchos científicos involucrados en la investigación de los campos electromagnéticos que ha sido descartada como infundada y falsa por la industria inalámbrica y los reguladores. Sin embargo, aquí está DARPA, admitiendo que la investigación ha demostrado que las ondas de RF afectan las ondas cerebrales y el comportamiento.

Haga clic aquí para descubra más

Mecanismos de daño

Martin Pall, Ph.D., profesor emérito de bioquímica, ha publicado una investigación que demuestra que uno de los principales mecanismos por los cuales los campos electromagnéticos dañan la biología es a través de los peroxinitritos, que son fuentes potentes de estrés oxidativo y radicales libres secundarios.

La radiación del microondas de baja frecuencia activa los canales de calcio dependientes de voltaje (VGCC, por sus siglas en inglés) en la membrana externa de las células, lo que genera una apertura que permite un flujo anormal de iones de calcio. Esto activa el óxido nítrico, que se combina con el superóxido para formar peroxinitrito.

Las peroxinitritas son especies reactivas de nitrógeno relacionadas con la inflamación sistémica y la disfunción mitocondrial, y se cree que son la causa de muchas de las enfermedades crónicas en la actualidad. Uno de los peligros más importantes de los peroxinitritos es que pueden dañar el ADN.

Aunque el cuerpo tiene la capacidad de reparar dicho daño a través de una familia de enzimas conocidas como poli ADP ribosa polimerasas (PARP), las PARP requieren de la NAD+ como combustible, por lo que pueden conducir a la muerte celular prematura cuando dejan de reparar el ADN por la falta de combustible.

Los campos electromagnéticos podrían dañar la salud de diferentes formas. Por ejemplo, la enzima ATP sintasa, la cual pasa las corrientes de protones al espacio intermembrana mitocondrial, similar a la corriente que pasa a través de un cable, alimenta la energía de generación de la creación de ATP a partir de ADP, al utilizar este flujo de protones.

Los campos magnéticos pueden cambiar la transparencia del flujo de protones al espacio de la intermembrana mitocondrial, lo que reduce la corriente. Como resultado, se obtienen menores cantidades de ATP, lo que podría tener consecuencias en todo el sistema, desde promover enfermedades crónicas e infertilidad hasta deteriorar la capacidad de razonamiento.

Los campos electromagnéticos podrían causar problemas neuropsiquiátricos

En un artículo de 2016, Pall describe cómo los campos electromagnéticos pueden causar problemas neuropsiquiátricos. Como se mencionó anteriormente, los EMF desencadenan la apertura de los VGCC, lo que provoca una cascada química que resulta en la producción de peroxinitritos nocivos.

El cerebro y sistema nervioso tienen una densidad muy alta de VGCC, por lo que estas áreas son muy propensas a los impactos de los EMF. La activación de VGCC también desencadena una liberación excesiva de neurotransmisores y neuroendocrinos.

Considerando los efectos neurológicos demostrados en muchos estudios diferentes a lo largo de décadas, parece razonable sospechar que algunos pilotos están siendo afectados por los EMF dentro de la cabina, algunos hasta el punto de perder el control del avión. Como se explica en el artículo de Pall:

“Los estudios de polimorfismo genético demostraron que mucha actividad de VGCC puede producir cambios neuropsiquiátricos en humanos. Con base en los estudios de exposición ocupacional, dos informes del gobierno de Estados Unidos de la década de 1970 a 1980 ofrecen evidencia de muchos efectos neuropsiquiátricos de los campos electromagnéticos de microondas.

Dieciocho estudios epidemiológicos más recientes ofrecen evidencia sustancial de que los campos electromagnéticos de microondas de los teléfonos celulares, el uso excesivo de teléfonos celulares y de medidores inteligentes inalámbricos pueden producir patrones similares de efectos neuropsiquiátricos, mientas que varios de estos estudios demuestran una clara relación de dosis respuesta.

La evidencia de seis estudios adicionales sugiere que la exposición a la onda corta de TV digital y ocupacional, y estación de radio podría producir efectos neuropsiquiátricos similares.

Entre los cambios notificados con más frecuencia se encuentran trastornos del sueño/insomnio, dolor de cabeza, depresión/síntomas depresivos, fatiga/cansancio, disestesia, disfunción de concentración/atención, cambios de memoria, mareos, irritabilidad, pérdida de apetito/peso corporal, inquietud/ansiedad, ardor/hormigueo, dermografismo de la piel y cambios en el electroencefalograma.

Entonces, el mecanismo de acción de los campos electromagnéticos de microondas, la importancia de los VGCC en el cerebro, el impacto de los campos electromagnéticos no térmicos en el cerebro, los estudios epidemiológicos realizados durante los últimos 50 años y cinco criterios de prueba de causalidad, demuestran que exponerse a los EMF de microondas producen diversos efectos neuropsiquiátricos”.

Seis tipos comunes de estrés por EMF

Prácticamente todas las personas deben eliminar los EMF en estos días. Como mínimo, todas las personas necesitan un espacio libre de EMF, al menos al dormir, para evitar el envejecimiento rápido y todo lo que esto conlleva.

El cuerpo rejuvenece y se desintoxica durante el sueño, pero si el cuerpo se expone a los EMF durante la noche, no logrará realizar dichas funciones tan importantes de limpieza y regeneración. Dormir en un ambiente sin EMF puede evitar la electrosensibilidad, que tiende a aparecer muy rápidamente y en muchos casos “durante la noche”.

Los síntomas comunes de hipersensibilidad electromagnética incluyen zumbidos en los oídos, sensación de ardor o picazón en la piel, dolor de cabeza, palpitaciones cardíacas y ansiedad inexplicable. Podría ser necesario implementar ciertas estrategias adicionales y más amplias, en caso de que se vuelva electrosensible.

Aunque no está tan saturado como la cabina de un avión, el hogar promedio está repleto de EMF de una amplia gama de dispositivos electrónicos e inalámbricos. Seis fuentes principales de estrés EMF que pueden afectar la salud son:

Frecuencias inalámbricas. Cualquier cosa, desde estaciones de radio FM hasta 900 megahertz, resuenan en el cuerpo y la conductividad de la piel. Aparte de la parte de onda milimétrica del 5G, la banda de 600 megahercios que se utiliza para la red 5G de T-Mobile puede ser igual de mala, ya que este ancho de banda penetra de manera más profunda que cualquiera de las redes 5G.

La mayoría de las compañías de teléfonos celulares han utilizado entre 900 y 2000 megahercios, por lo que la red de T-Mobile tiene una frecuencia mucho menor, lo que le permite cubrir un área mucho más amplia. Además del teléfono celular, otras fuentes comunes de wifi que emiten señales de manera constante a menos que se apaguen o desconecten incluyen impresoras inalámbricas, Apple TV, televisores inteligentes, Roku e incluso el control remoto Roku.

Campos eléctricos de voltaje, cableado en las paredes y electrodomésticos y dispositivos alámbricos. La mayoría de los edificios comerciales, condominios y hoteles no representan un problema, ya que los códigos de construcción requieren que el cableado eléctrico esté en un conducto de metal, lo que elimina los campos eléctricos detrás de las paredes. Sin embargo, pocas casas residenciales ofrecen esa ventaja, ya que no es parte del código en la mayoría de sus áreas.

Si está construyendo su hogar, puede instalar un cableado blindado desde el principio, aunque implica un mayor costo. Si el cableado no está blindado, la solución es apagar la electricidad, aunque eso no resuelve el problema. En mi propia casa, la corriente eléctrica en el piso permaneció a pesar de apagar la electricidad de la habitación.

Los campos magnéticos que se producen por errores de cableado, motores, líneas eléctricas y transformadores fuera de la casa, así como tuberías de metal con corriente, por lo general cuando se encuentra en un suministro de agua municipal.
Electricidad sucia (picos y sobretensiones en las líneas eléctricas cercanas)
El estrés geopático que surge de la tierra.
Iluminación artificial (espectro de colores y tasas de parpadeo). Los mejores tipos de focos son los focos incandescentes con mayor potencia, ya que tienen el espectro de color más natural y las tasas de destello más bajas.

Recomiendo usar focos incandescentes de 100 vatios o 150 vatios siempre que sea posible. Pero hay que tener cuidado ya que generan mucho calor, y numerosos accesorios no los aceptan.

Los EMF impactan el cuerpo y la mente

Durante la última década, he redactado muchos artículos que explican el daño biológico causado por la radiación de los campos electromagnéticos no ionizantes, que creo que es uno de los mayores desafíos para la salud pública que enfrentamos hoy. Para mayor información, consulte mi artículo anterior, “Reducir la exposición a los EMF“.

Esto solo empeorara ahora que se está implementando el 5G a nivel mundial. Para mayor información sobre los peligros adicionales provocados por el 5G, consulte mis artículos “Documental sobre el inminente apocalipsis de la tecnología 5G” y “Revista científica ‘Scientific American’ advierte que la tecnología 5G es riesgosa“.

Algunos de los puntos que se explican en esos artículos se debe a que aún se desconoce mucho sobre esta grave amenaza para la salud.

  • Cómo los campos electromagnéticos afectan su cuerpo y mente
  • Dónde puede encontrarlos en su vida diaria
  • Cómo pueden causar enfermedades y acelerar el envejecimiento
  • Cómo reparar el daño causado por los EMF a nivel celular
  • Estrategias prácticas para proteger a sus seres queridos de los campos electromagnéticos

Lo peos es que el 5G ni siquiera es necesario. La población estadounidense ya pagó por los cables de fibra óptica en todo el país y que es más segura y más rápida que el 5G. Los servicios públicos estatales tomaron ese dinero y lo invirtieron de manera ilegal en la infraestructura inalámbrica.

Por Dr. Mercola. https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2020/09/26/niveles-de-emf-en-cabinas-de-aviones.aspx?cid_source=esWeekly&cid_medium=email&cid_content=art5HL&cid=20201008&mid=DM673346&rid=982265069