La Dieta Paleo (de la cueva)

La dieta paleo: el estado óptimo del ser humano. La dieta Paleo (cetónica, cetogénica, simplemente baja en carbohidratos -DBC), es una dieta nutricional basada en los alimentos que comían las sociedades cazadoras-recolectoras.

Nuestro genoma ha cambiado muy poco desde el inicio de la agricultura, por lo que seguimos teniendo, en gran parte, un “genoma cazador-recolector”, adaptada a los alimentos que comían nuestros ancestros y no tanto a los más modernos. Si al hacer esta dieta, tu objetivo es estar sano, utilizamos la dieta como herramienta eliminando aquellos alimentos que producen enfermedades, y evitamos las costumbres alimenticias impuestas por la industria alimentaria.

Mente universal permite que estos alimentos nutran y alimenten a este cuerpo, que le proporcionen paz interior y amor y que se refleje afuera, en el mundo, con los demás. Permite que lo agro-químicos, tóxicos y demás patógenos, sean neutralizados y que este cuerpo los trate como desechos que son. Hermano te reconozco, te respeto, te amo. Amen. Gracias

Lo que se procura es evitar alimentos que agreden nuestro sistema inmunitario, obtener una nutrición adecuada y minimizar la búsqueda del efecto recompensa en la alimentación. Estos son 12 pasos para comenzar a seguir una dieta antiinflamatoria que el Dr. Kurt G. Harris propone, cuanto más subas en la lista y más pasos seas capaz de seguir de manera continua, más sana será tu alimentación y mejor te sentirás:

  • Primero de todo descansa y duerme bien, no te imaginas lo importante que es para tu salud. Evita las adicciones a la comida o bebida (alcohol en exceso o fumar es contraproducente si lo que buscas es estar sano)
  1. Elimina el azúcar especialmente el que bebes sin darte cuenta en refrescos, zumos y en la leche (aporta lactosa un azúcar), a la hora de beber lo mejor es agua, te o café, sin azúcar y sin edulcorar.
  2. Elimina el gluten presente en los cereales (trigo, centeno, espelta, avena, mijo, etc,). Seas celíaco o no, el gluten es una proteína que daña tu sistema inmunitario, y no sabrás el daño que te hace hasta que dejes de consumirlo. Limítate a los buenos (chía, quinoa, amaranto) o los menos malos =arroz, sobre todo si quieres perder peso, puesto que tienen un alto índice glucémico, si no tienes problemas de peso consúmelos pero debes saber que apenas tienen interés nutritivo. Puedes tomar menos grasas y aumentar las feculosas: la patata, el boniato, la yuca y carlotas (cocinada), son alimentos muy energéticos con micronutrientes que no presentan problemas de tolerancia, su fibra soluble siempre será más beneficiosa para nuestro intestinos que el salvado que es fibra insoluble.

Elimina alimentos procesados especialmente aquellos que contengan grasas Trans (hidrogenadas). No deberíamos considerar la margarina como un alimento solamente es algo comestible.., está a tan solo una molécula de ser plástico (acaso puedes producir la margarina en casa?)

  1. Elimina los aceites vegetales derivados de cereales o semillas (maíz, girasol, colza, sésamo, soja, etc) están plagados de toxinas y son excesivamente altos en omega6. En cambio usa Ghee, mantequilla, manteca, aceite de coco, oliva virgen o virgen extra. La grasa no es el enemigo, y se moderado con los frutos secos, NO consumas soja (antinutriente) ni manís, tienen alto porcentaje de omega 6 y son muy tóxicos. Se trata de elevar tu ingesta de Omega3 y reducir el Omega6 en caso que no tomes suficiente pescado en tu dieta suplementa con aceite de krill omega3 (o come un aguacate al día).
  2. Come 2 o 3 veces al día, sin picoteos, no es necesario más, te sentirás satisfecho y no pasarás hambre, no eres un herbívoro para estar todo el día pastando. Lo mejor es que prepares tu comida en casa. Y cuando tengas hambre come hasta que estés saciado. Si buscas perder peso lo más efectivo es comer pocas veces al día pero abundantemente y practicar ayunos intermitentes (Ayuno Intermitente: un estilo de vida mas que una dieta).
  3. Come carne de todo tipo con su grasa, huevos (uno a diario), pescados y marisco (al menos un par de veces a la semana). Esa debe ser la base de tu dieta. Y recuerda que somos una especie que evolucionó gracias a la carne. Intenta que la calidad de los alimentos de origen animal sea la mejor posible, consume carne de animales terrestres alimentados con pasto y no solo con cereales, notarás la diferencia.
  4. Come casquería mollejas, hígados, morros (piel =colágeno), un par de veces a la semana nos aporta vitaminas y colina (también presente en yemas de huevos). Si no te gusta el sabor mézclalo con la carne. La mantequilla es buena fuente de vitamina K2 al igual que el perejil, aguacate y cualquier verdura de hoja verde.
  5. Las grasas animales son un estupendo combustible y son necesarias para aprovechar las vitaminas liposolubles que traen consigo. Además son el reemplazo perfecto para las calorías que antes nos aportaban azúcares y harinas.
  6. Toma el sol, lo necesitas para metabolizar la vitamina D3 y que el calcio de tu dieta se pegue a tus huesos, en caso que no puedas tomar el suficiente suplementa tu dieta con vitamina D3.
  7. Verduras: Come ensalada todos los días, las que más te gusten y como más te gusten. trata de incluir entre 3-5 colores como costumbre. Y come diferentes verduras y hortalizas, las que más te gusten y como más te gusten. Además de feculosas como la patata, yuca, zanahoria, boniato que dan energía y aportan vitaminas y micronutrientes. Puedes incluir varias veces al mes almidonados como el chía, quinoa, arroz si te apetece.
  8. Haz ejercicio, tanto el ejercicio de resistencia como el aeróbico tienen beneficios, incluido el beneficio para nuestro cerebro. Los beneficios se ven en los periodos de recuperación tras el esfuerzo. Levanta pesas cada día o corre maratones, pero hazlo por estar activo y porque te divierte, no por tu salud.
  9. Cuidado con la fruta cómela con moderación, no a diario y evita las tropicales, ciñete a las de temporada (la piña es bienvenida). La fruta que nos han vendido como sana, sanísima no deja de ser en una gran proporción agua con azúcar, si vas a consumirla procura alejarlas de las comidas para esquivar la fermentación de sus azúcares, mejor espera a tener el estómago vacío para consumirla, metabolizarás mejor sus azúcares y no fermentaran. Sin embargo puedes consumir todas las variedades de frotas del bosque, arándanos, fresilla, moras, frambuesas, (etc) y coco, aguacates y olivas a diario.
  10. Si eres alérgico a las proteínas de la leche o te preocupa su contenido en caseína, toma mantequilla y quesos curados a la vez que evitas leche, nata y quesos blandos. Los quesos curados durante al menos 6 meses no tienen betacasomorfina (caseina) que es la proteína de la leche culpable de la mayoría de intolerancias y además estos quesos son una muy buena fuente de vitamina K2.

Racios de macro-nutrientes

No te preocupes por lo que debes comer y céntrate en lo que debes evitar. Recuerda, no contamos calorías, no pesamos ni medimos nuestra comida!! No hay porcentajes rígidos a la hora de medir grasas, proteínas e hidratos, siéntete libre a la hora de comer. Lo normal es que oscilen entre:

  • 5-35% de carbohidratos (no almidonados)
  • 10-30% de proteínas
  • 50 a 80% de grasa (huevos, queso, aguacate, coco, olivas, semillas, animal, frutos secos)

Estos porcentajes pueden ampliarse si no necesitas perder peso y si consumes alimentos con calidad (productos de huerta, biológicos… etc.

Si estás tratando de perder peso o quieres alejarte de los picos y depresiones de la dieta glucogénica: reduce al mínimo la fructosa 15g día (azúcar de la fruta) e incluye un máximo de 50-70g al día de carbohidratos. Es aconsejable realizar ayunos intermitentes o al menos no consumir carbohidratos =azucares en el desayuno. Si estás en tu peso deseado y saludable, hasta un 20% de las calorías consumidas pueden ser en forma de hidratos de carbono, esta es una cantidad suficiente para la mayoría de personas muy activas. A pesar de que se consumen menos carbohidratos que en la dieta estándar, esta no tiene porque ser una dieta baja en carbohidratos, pero solo por haber eliminado ciertos alimentos (refrescos, harinas, azúcar añadida, pasta, etc) ya hemos eliminado gran parte de los carbohidratos complejos de la dieta estándar.

De ahí la diferencia. Las personas cuya constitución y metabolismo les permite tomar más cantidad de hidratos complejos sin engordar pueden tomarlos y bajar el porcentaje de grasas a consumir, en caso de que lo deseen. No generalices, los carbohidratos son macronutrientes y dentro de cada una de estas categorías hay que diferenciar los “buenos” (de cadena media) de los perjudiciales. Las grasas saturadas y monoinsaturadas son beneficiosas si NO provienen de aceites de semillas. No es conveniente que más de un 5% del total de calorías sean ácidos grasos poliinsaturados (Omega3, Omega6).

En personas no diabéticas, normalmente no hay problemas con los almidones (polímeros de glucosa) pero sin embargo un exceso de fructosa es perjudicial. El carbohidrato no es el problema principal sino los carbohidratos almidonados, sus proteínas, la parte dañina está en las proteínas del gluten y la aglutinina de germen del cereal que vienen junto con el almidón. Así que olvida la pelea “carbohidratos Vs grasas”. Se trata de evitar los “agentes del neolítico” causantes de enfermedades: las harinas. Ten claro a que grupo de macronutrientes (proteínas, grasas, carbohidratos) pertenece cada alimento que consumes, pero no hagas cálculos simplemente come de todos ellos (la fibra contiene lectinas dañinas), verduras con patatas y almidones son bien tolerados por la mayoría de las personas. Si tienes una vida activa, eres deportista y no tienes problemas metabólicos o diabetes añadir este tipo de alimentos te ayudarán a rendir bien. Prueba de bajar tus carbohidratos a 70g o menos al día y disfrutar comiendo. Disfruta tu vida!

Pirámide baja en carbohidratos, si quitas el almidón de arriba es paleolítica

En el universo solo existen i-fotones, es decir luz y orgón, anidandolos creo máquinas sofisticadas como nosotros, a las cuales tenemos que nutrir a base de concentrados de luz y de orgón que estén en óptimas condiciones

Mi dieta paleo (de la cueva)

  • Huevos camperos (bio).
  • Vegetales, bulbos, raíces y especias.
  • Semillas (calabaza, piñones, girasol, chía, lino, alpiste).
  • Queso crudo curado (manchego =oveja, y de cabra).
  • Frutos secos (macadamia, almendra, nuez, avellana)
  • Aceite virgen, extra, mantequilla (bio).
  • Coco y aguacate (todas las variedades).
  • Sal marina entera (sin anti-aglomerante).
  • Limón, vinagre de manzana (ácido málico).
  • Pescado, moluscos, marisco (previa congelación 12h).
  • Tesinas (té verde y demás, pasado la digestión).
  • Casquería, molleja, morros (previa congelación 12h).
  • Carnes y Aves (previa congelación 12h).
  • Fruta de temporada (y piña)
  • Salazones, desecados, marinados y curados (caseros)
  • Legumbres, y arroz ocasionalmente

Principales diferencias respecto a la dieta glicogénica actual

  • Mejor equilibrio ácido-base.
  • Reducción de la carga glucémica e índice glucémico.
  • Mayor aporte de grasas saturadas e insaturadas.
  • Menor aporte de grasas clucógenas.
  • Mayor aporte de fibra vegetal.
  • Menor aporte de fibra clucogénica.
  • Eliminación de gluten, caseína y azúcar.
  • Mayor aporte de vitaminas/minerales, oligoelementos, fitoquímicos y agua.
  • Reducción de las saponinas, lectinas, que afectan al sistema digestivo e inmunológico.
  • Reducción de valores inflamatorios en sangre: proteína C reactiva, VSG, etc,.
  • Mayor aporte de frutas y vegetales de temporada.
  • Menor aporte de comida preparada.
  • Mayor aporte de alimentos frescos.
  • Mayor aporte de vegetales y carnes de calidad.
  • Mayor soporte a la producción de alimento local.
  • Menor soporte a los alimentos pobres de las trans-nacionales monopolistas.

“El 95% de la serotonina que encontramos en el cuerpo humano incluido el 2-3% de la sangre se fabrica en el intestino y es diferente de la que se encuentra en el cerebro.” Anónimo

Resumiendo

  • La restricción de glucosa es la responsable del estado fisiológico observado durante el ayuno, conocido como cetosis.
  • La utilización de CC por los tejidos es directamente proporcional a su concentración en plasma.
  • La adaptación a un estado cetogénico va a disminuir los requerimientos de glucosa del cuerpo a solo 50g por día.
  • El cambio desde un metabolismo dependiente de carbohidratos a uno dependiente de ácidos grasos y cuerpos cetónicos va a producir una disminución de la degradación proteica del músculo.
  • El límite de carbohidratos necesarios para entrar en este estado es individual, aunque podría considerarse entre 50-100g/día.
  • Los requerimientos de glucosa diarios pueden ser suministrados a partir de la proteína ingerida y del glicerol proveniente de la lipólisis de los triglicéridos del tejido adiposo y grasa de la dieta.
  • La insulina es la principal hormona inhibidora de la lipólisis y oxidación de ácidos grasos, inhibiendo la producción de CC a partir de FFA. Los carbohidratos son los mayores estimuladores de la insulina.
  • Una dieta con alta cantidad de grasas y proteínas, y muy baja cantidad de carbohidratos simula un estado de ayuno, sin los efectos negativos de un ayuno prolongado.

Una vez domines la dieta cetónica trata de comprender la dieta de colores, potenciará tus defensas y cerraras el circulo de conocimiento en nutrientes y salud.

Luego puedes usar la dieta disociada, más abajo, para perder o mantener el peso ideal

Dieta auto-inmune paleo

Algunas de las causas de la enfermedad auto-inmune:

  1. El síndrome del intestino permeable o agujerado (leaky gut) y/o disbiosis intestinal.
  2. Intolerancia al gluten no identificada. Muchas personas no tienen idea de la inflamación que produce el consumo de gluten.
  3. El estrés, que pone a tu cuerpo en un constante estado de alerta y hace que todo tu sistema inmunologico quede comprometido.
  4. Exposición a toxinas, como el mercurio.
  5. Predisposición genética.

Sarah Ballantyne PhD (conocida como “Paleo Mom”) autora del libro “The Paleo Approach” lo explica de una forma más detallada: “La enfermedad auto-inmune es causada cuando el sistema inmune pierde la capacidad de diferenciar las proteínas que pertenecen al cuerpo con proteínas que pertenecen a un invasor extraño (como una bacteria, virus o parásito). Lo que causa los síntomas de una enfermedad auto-inmune es la acumulación de daños en las células, los tejidos y /u órganos del cuerpo causados por el propio sistema inmunitario atacando las células. Dependiendo de que tipo de proteínas /células, es lo que separa a una enfermedad de otra. En la tiroiditis de Hashimoto, la glándula tiroides es atacada. En la artritis reumatoide, son atacados los tejidos de las articulaciones. En la psoriasis, se atacan las proteínas dentro de las capas de células que forman la piel. Sin embargo, la causa fundamental es la misma.

La predisposición genética a la auto-inmunidad representa aproximadamente un tercio de su riesgo para desarrollar una enfermedad auto-inmune. Las otras dos terceras partes de su riesgo provienen de factores ambientales, que incluyen: dieta, estilo de vida, las infecciones de exposición (tanto antes y persistentes) a las toxinas, hormonas, el peso, etc. Mientras que no puedes controlar tu genética o cambiar el hecho de haber obtenido alguna enfermedad auto-inmune de niño, sí tienes en este caso una inmensa cantidad de control sobre tu dieta y estilo de vida (y la medida en que éstas afectan a las hormonas y el peso e incluso la exposición a tóxicos). Mediante la eliminación de los alimentos que contribuyen a un intestino permeable, la disbiosis intestinal (los números equivocados, las cantidades relativas, o tipos de microorganismos normalmente crecen en los lugares equivocados en el intestino), el desequilibrio hormonal, y estimular la inflamación y el sistema inmune para que se estabilicen, se puede crear la oportunidad para que el cuerpo se cure.

Al abordar los factores de estilo de vida importantes y cambiar tu enfoque a comer alimentos ricos en nutrientes que apoyan la salud intestinal óptima (y la salud óptima de los microorganismos intestinales), que restauran los niveles de nutrientes importantes y proporcionan todos los elementos básicos que el cuerpo necesita para sanar y regular adecuadamente el sistema inmune, la desinflamación ayuda a la resolución y la función de soporte de los órganos, se crea un entorno en el que el tu cuerpo es propicio para la curación. Esto no es del todo una cura (una vez que tu cuerpo aprende a atacarse a sí mismo, nunca puede desaprender esto), pero puedes poner tu enfermedad en remisión, y a menudo de forma permanente. Dependiendo de cuánto tiempo hayas tenido tu enfermedad y qué tan agresiva sea, puede haber daño permanentemente (que podría, por ejemplo, significar, que necesitaras tomar suplementos de apoyo de órganos tales como la hormona tiroidea en el caso de la tiroiditis de Hashimoto para el resto de tu vida), pero se puede evitar que tu sistema inmune ataque a tu cuerpo y curarlo sustancialmente…

Esta dieta es adecuada para todas las personas con trastornos auto-inmunes diagnosticados o con sospecha de enfermedades auto-inmunes y estreñimiento cronico. Es muy simple y una dieta extremadamente densa en nutrientes que está desprovista de alimentos que irritan el intestino que causan disbiosis intestinal y activan el sistema inmunológico. En esta dieta no te harán falta nutrientes y esta dieta es absolutamente adecuada para seguir el resto de la vida. Si tienes una enfermedad auto-inmune específica que causa la sensibilidad a ciertos alimentos, entonces estos deben ser tomados en cuenta y eliminarse. ¿Porque me hacen esta pregunta, más que cualquier otra pregunta? sí, esta dieta te ayudará. Uno de los factores que más contribuyen a la enfermedad auto-inmune es la deficiencia de nutrientes (que por supuesto, está integrada en la dieta estándar americana, que mientras que es rica en energía es muy pobre en la nutrición actual).

Incluso si has estado siguiendo una dieta paleo, o una dieta mas tradicional WAPF (Weston A. Price Foundation) por un tiempo, lo más probable es que no hayas corregido las deficiencias de nutrientes (si lo hubieras hecho, probablemente no estarías leyendo esta página). La Disbiosis intestinal y un intestino permeable se cree que están involucrados en todas las enfermedades auto-inmunes (y están presentes en todas las enfermedades auto-inmunes que se han probado). La presencia de disbiosis intestinal y un intestino permeable están directamente relacionados con la dieta y el estilo de vida (los alimentos que comes, los alimentos que no comes, la cantidad de sueño que consigues y que tan estresado estás). Las recomendaciones de la dieta en un enfoque Paleo están diseñados para ayudar a sanar el intestino, para restaurar los microorganismos normales/saludables del intestino, para reducir la inflamación y para regular el sistema inmune tanto a través de la curación de los intestinos, la regulación de las hormonas y hacer frente a las carencias de micronutrientes.”

Muchos neurotransmisores del cerebro están hechos de aminoácidos. El neurotransmisor dopamina se produce por el aminoácido tirosina y el neurotransmisor serotonina por el aminoácido triptófano (huevos). Anónimo

La inflamación es la causa de la mayoría de las enfermedades crónicas

Los Beneficios de las Especias: un Poco Pude Ser Suficiente! Cada vez que sazona su comida con hierbas o especias, está actualizando el contenido de nutrientes de los alimentos, sin añadir una sola caloría. A menudo usted está tomando algo ordinario y lo está convirtiéndolo en algo extraordinario por la adición de color, sabor, vitaminas y propiedades medicinales. El comino, una especia común en las cocinas, se ha utilizado históricamente para tratar:

  • Diarrea
  • Flatulencias
  • Enfermedades respiratorias
  • Cerebrales
  • Nerviosas
  • Oseas

Los investigadores han analizado que los antioxidantes en sangre pueden disminuir la respuesta inflamatoria inducida en los glóbulos blancos. Se encontraron que las siguientes especias son potentes, y muy efectivas, para reprimir la respuesta inflamatoria:

  1. Clavos
  2. Jengibre
  3. Romero
  4. Cúrcuma
  5. Canela
  6. Pimienta
  7. Mezcla de especias para Apple pie
  8. Orégano
  9. Mezcla de especias para Pumpkin pie
  10. Mejorana
  11. Salvia
  12. Tomillo
  13. Hierbas provenzales

Es importante entender que la inflamación crónica es la fuente de la mayoría de las enfermedades, incluyendo el cáncer, la obesidad y la enfermedad cardíaca, que es sin duda alguna la principal causa de muerte en los Estados Unidos. Mientras que la inflamación es un proceso perfectamente normal y benéfico que se produce cuando los glóbulos blancos de su cuerpo y los productos químicos que lo protegen de invasores extraños como las bacterias y los virus, ésta causa problemas cuando la respuesta inflamatoria se sale de control. Su alimentación tiene mucho que ver con esta cadena de eventos. Los siguientes alimentos merecen una mención especial por su capacidad para suprimir la respuesta inflamatoria en el cuerpo:

1.  Grasas omega-3 de origen animal Presentes en los pescados grasos como el salmón salvaje de Alaska y pescado o aceite de kril–ayudan a combatir la inflamación en todo el cuerpo. Es especialmente importante para la salud del cerebro. La investigación publicada en el Scandinavian Journal of Gastroenterology4 en 2012 confirmó que la suplementación alimentaria con aceite de kril reduce eficazmente la inflamación y el estrés oxidativo.
2.  Vegetales de hoja verde Las lechugas de hojas verdes como la col rizada, espinacas, col rizada y acelgas contienen poderosos antioxidantes, flavonoides, carotenoides y vitamina C, todos ellos ayudan a proteger contra el daño celular. Lo ideal sería comprar vegetales orgánicos cultivados localmente que son de temporada y considere comer una buena cantidad de ellos crudos. Los jugos son una excelente manera de consumir más vegetales en su alimentación.
3.  Moras Azules Las moras azules tienen una muy alta capacidad antioxidante en comparación con otras frutas y vegetales. También son más bajas en azúcar que muchas otras frutas.
4.  Té El té Matcha es el té verde más rico en nutrientes y viene en forma de un polvo sin fermentar molido en piedra. El mejor Matcha viene de Japón y tiene hasta 17 veces más antioxidantes que las moras azules y siete veces más que el chocolate negro.El Tulsi es otro té cargado con antioxidantes anti-inflamatorios y otros micronutrientes que apoyan la función inmune y la salud del corazón.
5.  Vegetales tradicionalmente fermentados Optimizar su flora intestinal es importante para un sistema inmunológico en buen funcionamiento y ayuda a prevenir la inflamación crónica. De hecho, la mayoría de las enfermedades inflamatorias empiezan en su intestino, como resultado de un microbioma desequilibrada. Los alimentos fermentados como el kéfir, natto, kimchee, miso, tempeh, pickles, chucrut, aceitunas y otros vegetales fermentados, ayudarán a repoblar el intestino con bacterias benéficas.Los alimentos fermentados también pueden ayudar a su cuerpo a eliminar las toxinas dañinas, tales como los metales pesados y pesticidas que promueven la inflamación.
6.  Hongos Shiitake Los hongos shiitake contienen fuertes compuestos con la capacidad natural para inhibir la inflamación, tales como el Ergothioniene, que inhibe el estrés oxidativo.También contienen una serie de nutrientes únicos que muchas personas simplemente no consumen en su alimentación. Uno de ellos es el cobre, que es uno de los pocos elementos metálicos acompañados por aminoácidos y ácidos grasos que son esenciales para la salud humana. Debido a que su cuerpo no puede sintetizar el cobre, su alimentación debe suministrarlo con regularidad. La deficiencia de cobre puede ser un factor en el desarrollo de la enfermedad cardíaca coronaria.

Los alimentos procesados provocan la inflamación, por sus ingredientes pro-inflamatorios como el jarabe de maíz de alta fructosa, la soja, los aceites vegetales procesados (grasas trans). Es importante evitar los siguientes culpables alimentarios pro-inflamatorios tanto como sea posible:

  • El azúcar refinado, fructosa procesada y granos. Si su nivel de insulina en ayunas es de tres o más, considere reducir dramáticamente o eliminar los granos y azúcares hasta que sus niveles de insulina hayan mejorado, ya que la resistencia a la insulina es un factor principal de la inflamación crónica. Como recomendación general, restringa el consumo de fructosa total a 25 gramos por día. Si es resistente a la insulina o la leptina (tiene presión arterial alta, colesterol alto, enfermedad cardiaca o tiene sobrepeso), considere disminuirlo a 15 gramos por día hasta que su resistencia a la insulina/leptina se haya normalizado.
  • Colesterol oxidado (colesterol que esta rancio, como con el que hace los huevos revueltos)
  • Alimentos cocinados a altas temperaturas, especialmente los cocinados con aceite vegetal (de maní, maíz, de soja y de girasol)
  • Grasas trans (margarina, hidrogenadas)

Las grasas no son las culpables de infartos y obesidad sino: el azúcar, la falta de magnesio, el calcio precipitado, la carencia de la vitamina D y rayos de sol, los carbohidratos de cadena larga (granos), y que sabiendo escogerlas tu salud te lo agradecerá. Anónimo

Las mentiras nutricionales más destructivas

Los mitos de nutrición se repiten muchas veces hasta confundirse con la verdad, especialmente cuando se difunden constantemente por las autoridades de salud, nutriólogos, bien entrenados:

Mito Nº 1: el desayuno es el alimento más nutritivo del día, y debería comer muchas porciones pequeñas durante el día. ¿Cuántos de ustedes han sido obligados a desayunar por sus madres antes de salir de casa? Las mamás pueden saber mucho sobre algunas cosas, pero resulta que esta no es una de esas cosas. En la actualidad existe una gran cantidad de investigación que apoya los beneficios de salud del ayuno intermitente1–que es lo que realmente usted estaba haciendo al salir de la casa sin desayunar. Además de activar exitosamente su quema de grasa, el ayuno intermitente también puede aumentar su nivel de producción de la hormona del crecimiento humano (conocido como la “hormona del ejercicio”) hasta en un 1,200% en las mujeres y 2,000% en los hombres.

El ayuno intermitente y la restricción calórica continua han demostrado mejorar los marcadores de riesgo metabólicos, y es muy eficaz reduciendo la resistencia a la insulina. Otros beneficios incluyen la reducción de la inflamación, mejor presión arterial y aumento de la masa corporal magra. El ayuno intermitente también puede mejorar la función cerebral aumentando los niveles de BDNF, una proteína que protege a las células del cerebro de los cambios asociados con la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson. Hay varios tipos de ayuno intermitente para elegir2, uno de los más fáciles es simplemente saltarse el desayuno y la comida e ir directamente a por la cena.

Ahora verdad Nº 1: cuanto más se alimente como lo hacían nuestros antepasados, mejor. Me refiero con alimentos enteros y frescos, cultivados localmente y sosteniblemente, mínimamente procesados o sin procesar. Sus genes y la bioquímica se adaptan a estos tipos de alimentos y le proporcionaran la capacidad para revertir y prevenir la mayoría de las enfermedades. Encontrará este tipo de alimentos en el mercado local, cooperativas de pueblos, y tiendas bio. Tenga cuidado con las recomendaciones nutricionales de los expertos, ya que tal vez no estén respaldados por la ciencia—o basadas en información que data de varias décadas.

La ciencia destruye el mito de las grasas saturadas

El mito del colesterol ha sufrido un triple golpe en los últimos tiempos, haciendo las cosas más y más difíciles para los especialistas del corazón y su intento por mantener la línea de la compañía. Esta información es la más reciente de una gran cantidad de literatura científica que intenta acabar con la fobia por las grasas saturadas. El exceso de azúcar /fructosa, los granos (cereales), y el consumo de grasas trans (transformada=hidrogenadas) dañan el cerebro y la memoria. Las grasas trans, también obstruye las arterias (se comen el cerebro como una piraña), no la grasa saturada de electrones la cual es difícil de oxidar. Resulta que, las grasas saturadas nunca han sido el culpable de la enfermedad cardíaca.

La importancia del magnesium, pero mejor aun, tome agua de mar isotónica

Hay mas de 350 sistemas enzimáticos en tu cuerpo que requieren magnesio para funcionar correctamente. Tal vez, aún más importante es el cuarteto: calcio, vitamina D, K2 y el magnesio, todos trabajan juntos sinérgicamente. Están en la sinfonía y debería tomarlos todo, dice el Dr. Goodman. No podría estar más de acuerdo y he hablado de esto en artículos anteriores. Una forma de obtenerlo es desayunando un par de huevos de gallinas criadas orgánicamente en pasto y el queso curado (no de vaca). Las únicas personas que deben preocuparse de tomar demasiado son las que sufren insuficiencia renal, en todos los demás, lo único que puede pasar es tener algunas heces blandas.

A %d blogueros les gusta esto: